29 nov. 2013

Marlon Brando, el guapo de la gran pantalla


Esta semana nuestro espacio de FILMA2 va dedicado a una de las personas más guapas en el tiempo. Un gigante de la interpretación con influencia internacional. Sin más demora os presento a Marlon Brando.

Este mito del cine nació en 1924 en Omaha, Nebraska. Descendiente de familia de artistas, pues su madre (Dorothy Pennebaker), que era actriz de teatro fue su gran fuente de inspiración.
Pero la repercusión escenográfica no sólo la heredó el apuesto Marlon. Dos de sus hermanas también se movieron años más tarde por el mundo de la interpretación.

El trabajo de su padre (Marlon Brando) se emplazaba en una gran empresa de productos químicos y debido a sus cambios de destino, la familia no tuvo domicilio fijo hasta 1937, cuando se asentaron en Illinois.

La emancipación del actor llegó a edad muy temprana y se debió principalmente a la situación que soportaba día tras día en casa. El matrimonio de sus padres fue un contrato forzado y cuando la incompatibilidad entre la pareja se hizo tangible con el tiempo. La ley seca impidió el divorcio, su madre se centró entonces en el alcohol y murió pocos años después. Después de lo sucedido su padre se casó de nuevo.

En su juventud fue un chico muy rebelde y muestra de ello son las expulsiones que sufrió de diferentes colegios. Ya de adolescente ingresó a la fuerza en una academia militar en Minesota, pero lejos de enderezarse también fue expulsado. Fue entonces cuando se trasladó a Nueva York y estudió interpretación que era lo que verdaderamente le llenaba y allí hizo sus primeros pinitos artísticos en el mundo del teatro a la par que trabajaba eventualmente como repartidor de refrescos, lavaplatos o botones.

Su primera aparición en el cine llegó en 1950 a través de The Men, que trataba sobre los estragos causados por la guerra. Ya desde el inicio de su carrera se preparaba sus personajes a fondo y por ello para este primer proyecto pasó varios meses en un hospital militar. El fruto de este trabajo llegó y obtuvo gran reconocimiento.

En 1951 su éxito aumentó con su papel en Un tranvía llamado deseo. Era un proyecto en el que ya había trabajado con anterioridad porque éste surgió de la adaptación de una obra de teatro.

Los primeros años de su trayectoria profesional estuvieron marcados por criterios propios a la hora de actuar. Le importaba muy poco las convicción de la industria cinematográfica y le gustaba vivir al margen del mundo estelar de Hollywood de los años 50. Esto sirvió de ejemplo a otros grandes del mundillo como Paul Newman, James Dean e incluso Robert De Niro.

1952 fue un año muy completito para el actor y es que participó en Viva Zapata de Kazan y Julio César de Joseph Mankiewicz, donde interpretó al propio Marco Antonio.

En los años venideros el trabajo le llovía del cielo. Todos los productores y directores estadounidenses querían tener a Marlon en sus filmes. En 1954 destacó en La Ley del silencio y en Salvaje. Sayonara llegó en 1957, donde compartió escena con otro de los grandes, Montgomery Cliff. Pero aquí no acaba la cosa, su éxito también le llevó compartir créditos con el mismísimo Frank Sinatra a través de Ellos y ellas (1955).

En la década de los sesenta sus contratos no dejaron de proliferar, pero hemos de decir que los resultados obtenidos no fueron tan buenos cómo en tiempos atrás. Algunas de sus participaciones se dieron en El rostro impenetrable (1961), La jauría humana (1966), o Queimada (1968). Pero la más sonada de los sesenta fue su colaboración con Charles Chaplin en La Condesa de Hong-Kong.

En los años setenta llegó su etapa cúlmine. Se metió en el papel de Don Vito Corleone, protagonista de El Padrino (1972), dirigida por Francis Ford Coppola y consiguió Un Oscar. Pero los setenta no terminaron aquí. El último tango en París (1973) Supermán (1978) o Apocalypse Now (1959) tuvieron como intérprete secundario a Marlon Brando. En estos años el jovenzuelo apuesto que había sido hasta entonces Brando, se convirtió en una persona más mayor con cierto aspecto ermitaño y tendente a la gordura. Esto hizo que los productores dejaran de interesarse en él, pero no fue algo que le preocupase demasiado. Él también aprendió a pasar de ellos hasta que llegaba el momento en que necesitaba dinero.

Ya en la era 2000 apareció en un corto de una canción de Michael Jackson como mafioso, al estilo El Padrino. Su último trabajo, en 2003, consistió en poner su voz original a Vito Corleone en el videojuego que crearon con motivo de la película que el protagonizó.

Este actor estadounidense murió a los ochenta años de edad en el verano de 2004, pero en los corazones de los cinéfilos estará siempre muy presente.

De su vida privada podemos destacar que reconoció a siete de sus hijos, fruto de sus tres matrimonios, pero se sabe que tiene otros tantos sin reconocer.


Por último, y como dato de interés, destacar que fue un gran defensor de los afroamericanos y americanos indígenas que se encontraban en malas situaciones. Su interés por el bienestar de estas personas fue tal que llegó a codearse con los presidentes Nixon y Kennedy. 

Filmografía:
  • The Men (Hombres) (1950)
  • Un tranvía llamado deseo (1951)
  • Viva Zapata (1952)
  • Julio César (1953)
  • Salvaje (1954)
  • La ley del silencio (1954)
  • Ellos y ellas (1955)
  • Sayonara (1957)
  • El Baile de los malditos (1958)
  • Piel de serpiente (1959)
  • El rostro impenetrable (1961)
  • Rebelión a bordo (1962)
  • Su excelencia el embajador (1963)
  • Dos seductores (1964)
  • Morituri (1965)
  • La Jauría Humana (1966)
  • Sierra prohibida (1966)
  • La condesa de Hong kong (1967)
  • Reflejos en un ojo dorado (1967)
  • Candy (1968)
  • Queimada (1969)
  • El Padrino (1972)
  • El último tango en París (1972)
  • Missouri (1976)
  • Supermán (1978)
  • Apocalypse Now (1979)
  • La Fórmula (1980)
  • The Freshman (1990)
  • Cristóbal Colón: El descubrimiento (1991)
  • La isla del doctor Moreau (1996)
  • The Brave (1997)
  • Free Money (1998)
  • You Rock my World (2001)
  • The Score (2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of