23 nov. 2013

'Una cuestión de tiempo', una comedia romántica que juega a alterar el continuo espacio-tiempo


El humor británico se apodera de la gran pantalla en Una cuestión de tiempo, dirigida por Richard Curtis y protagonizada por Domhnall Gleeson (Bill Weasley en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte) y Rachel McAdams (Inez en Midnight in Paris). El director que consiguió meterse en el bolsillo a los espectadores más romanticones con Notting Hill (1999) y Love Actually (2003), se adentra ahora en los viajes en el tiempo para aportar una nueva fórmula que revitalice la manida comedia romántica. ¿Su preocupación? Cómo burlar el inexorable paso del tiempo en beneficio del enamorado. 

Curtis se ha esmerado en entretejer bien en el argumento todas las habituales fases de la vida humana: la candidez de la niñez, la inconsciencia de la adolescencia, las ganas de comerse el mundo de la juventud, la calma de la madurez y el miedo a la muerte que acompaña inevitablemente a la vejez. Todos tienen un hueco levemente sarcástico en su historia. Así como también, a pesar de las supuestas oportunidades extras que le darían los viajes en el tiempo, ha sabido tratar el tema de la muerte como algo inevitable de lo que lamentablemente nadie se puede zafar. 

Una esperanzadora mirada a la vida e incluso a la muerte que tendrá como centro de acción a un joven de 21 años que conoce por primera vez el mayor secreto de los varones de su familia. Desde tiempos inmemoriales todos han podido trasladarse a puntos concretos de su vida pasada con tan solo apretar los puños y pensar en ese momento. Así pues, el tránsito hacia el destino de las personas dejaría de ser lineal para pasar a ser aleatorio y muy complejo, tan aleatorio como las veces que el protagonista quiera intentar lograr encandilar a la mujer que ama. Un amor intenso producto del flechazo del que él, al igual que con la muerte, no logrará zafarse. Una innumerable sucesión de ensayos y errores que conseguirán llevarle a buen puerto no sin antes experimentar que cualquier cambio que realice tendrá diversas consecuencias en las personas que más quiere. ¿Merecerá entonces la pena este don? Ya lo avisaba el doctor Emmet Brown, el conocido científico de la película Regreso al Futuro: "Vuestro futuro no está escrito, así que labraros uno que sea bueno".

Nota Making of: 7,5


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of