21 oct. 2012

'Camino', una lección de vida



Esta semana HITOS DEL CINE deja su espacio a una gran producción del cine español, Camino.

Es un drama llevado a lo más extremo de Javier Fesser. Salió a la luz el 17 de octubre de 2008 y fue un gran golpe, ya que, ganó seis Goya incluyendo la candidatura a mejor película, mejor guión y mejor director.

La producción está basada en hechos reales. En ella se cuenta la vida de Alexia González-Barros, una pequeña que murió con tan sólo 14 años tras padecer durante diez meses un cáncer terminal.

La trama encauza la corta vida de una niña de once años, que se enfrenta a dos experiencias desconocidas hasta el momento: el amor y la muerte. Para ella, ambas van cogidas de la mano y eso le facilitará el abandono de este mundo.

Todo el entramado de acciones se ve envuelto en un tupido velo, el velo del Opus Dei. La madre de la joven Camino, Andrea, es una mujer muy creyente, capaz de hacer lo que sea con tal de que la voluntad del señor se cumpla.

La familia está compuesta de cuatro miembros. Camino y Gloria, la joven Nuria, hermana de Camino y numeraria del Opus Dei y José, el padre más maravisollo que cualquier hijo pueda tener.

Todo en casa de la familia iba sobre ruedas hasta que la pequeña Camino siente dolencias intermitentes en su espalda. Tras muchas pruebas y una dura operación de columna, descubren que su problema es mucho más serio de lo esperado. La pequeña padece un tumor irreversible y tiene muy pocas esperanzas de vida. Los padres deciden llevarla a la Clínica Universitaria de Navarra porque es una referencia mundial en cuanto a oncología se refiere. Sin embargo, la enfermedad avanza tan velozmente que ni allí consiguen salvarle la vida.

En poco más de dos horas de duración ocurren hechos que destrozan una familia. Por un lado, el padre muere en un accidente de tráfico cuando iba de Madrid a Pamplona a visitar a su pequeña y por el otro, Camino muere consumida por la enfermedad sin conocer el amor ni poder decirle a su amado Jesús lo mucho que lo quiere.

Al margen del feeling existente entre José y Camino, está su madre, Gloria. Ella vive inmersa en una profunda fe por la Iglesia y Dios. Considera que si su hija fallece es por voluntad de él, porque él la necesita más que su propia familia y que con él nunca le faltará nada. La pequeña fue educada en ese ambiente y amaba a Dios por encima de todas las cosas, pero tenía los pies en la tierra y sabía hasta donde llegaban poderes de Dios. Sin embargo, tanto la figura de Gloria y Nuria como la de Camino muestran a la perfección la visiones de los opusinos.

La producción comienza y termina del mismo modo, con la muerte de Camino y ello supone la utilización del flash-blak. Además, la peli introduce un elemento más que nos aleja de la dura realidad y son los sueños constantes que tiene la pequeña.

A mi parecer Camino logra mostrar en la gran pantalla un ejemplo de vida. Nos hace reflexionar y ver que las cosas malas no hay que buscarlas, vienen solas. Por ello, no hay que empeñarse en ver la vida de forma compleja sino más bien, vivir y sentir cada segundo como si fuese el último. Disfrutar el día a día y sacar de los demás lo mejor.

Por último mencionar que además de haber ganado seis Premios Goya, obtuvo el Premio Gaudí a la mejor película europea y el Pemio Sant Jordi de Cine a la mejor película española de 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of