22 nov. 2013

Ryan Gosling, el último chico duro de Hollywood


La factoría Disney ha dado a luz a muchos juguetes rotos, es decir, niños que han conocido la fama gracias a su paso por esta productora y que luego se han convertido en víctimas de su propio éxito. Sin embargo, Ryan Gosling no ha sido uno de ellos, él ha sabido mantener los pies bien posados sobre la tierra y recorrer un largo camino que le ha llevado de manera natural a ser uno de los actores más reconocidos del momento.

Este actor canadiense de 33 años (12-11-1980) nació en una familia humilde de padres mormones, aunque estos se divorciaron cuando él y su hermana aún eran pequeños. En la escuela tuvo déficit de atención y no contaba con muchos amigos. A pesar de no ser un gran estudiante y tener algunos problemas con la lectura, Gosling tenía claro que quería hacer y a los doce años, después de trabajar como cantante en varias bodas y de tomar clases de teatro en su colegio, no dudó en presentarse a una audición para del Club de Mickey Mouse (Disney Channel) celebrada en Montreal. La ocasión le hizo brillar por primera vez y fue seleccionado de entre más de 17.000 niños. Desde entonces Ryan dejaría de ser un desconocido, ahora ya había llegado a la pequeña pantalla de numerosos hogares. Junto a él estarían otros reconocidos artistas a día de hoy: Christina Aguilera, Britney Spears y Justin Timberlake. Con este último convivió durante seis meses, tiempo en el cual logró forjar una gran amistad que conservan hasta el día de hoy.

Después de esto pasó a protagonizar varias series sin demasiada relevancia y rodó su primera película: Frankenstein and me (1997). Pero no fue hasta 1998 cuando se produjo su vuelta al estrellato gracias a su papel en la serie de El joven hércules, rodada en Nueva Zelanda. En el thriller Murder by numbers (2002) conoció a la que fue su primera pareja conocida: Sandra Bullock, con quien mantuvo una relación de aproximadamente un año. Aunque fue una pareja muy sonada, su verdadero amor llegó en 2005 con la también actriz Rachel McAdams. Se conocieron en 2004 grabando la historia de amor de The Notebook, donde no congeniaron demasiado bien. Fue en un encuentro fortuito en Nueva York cuando la chispa del amor surgió entre ellos, una llama que se apagó en 2008 con el fin de su relación. Ahora es voluptuosa la Eva Mendes quien ocupa su corazón. 

En cuanto a su suerte ante las cámaras, Gosling no puede quejarse porque las ofertas se amontonan en su escritorio. Especialmente prolíferos han sido los años que van del 2010 al actual 2013. Una sucesión de éxitos que empezó en 2010 con Todas las cosas buenas y siguió con Blue Valentine Crazy, Stupid, Love. No obstante, fue con Drive como se coronó como el último chico duro de Hollywood y dicha actuación le ha llevado a ser uno de los candidatos más respaldados en la carrera por ser el protagonista de la adaptación cinematográfica de Cincuenta Sombras de Grey, escrita por E. L. James. Aunque finalmente el sprint final lo ganó el actor norirlandés Jamie Dornan, ahora está despuntando en las críticas con la película Solo Dios perdona, del mismo director de Drive: Nicolas Winding Refn.

En cuanto a los galardones, Ryan ha sido nominado a los Globos de Oro como mejor actor por Los Idus de Marzo; Crazy Stupid Love o Blue Valentine. Por su parte, a los Oscar solo ha optado una vez al premio en 2006 por Half Nelson. No obstante, ha sido en los premios Independent Spirit Awards donde finalmente logró alzarse como ganador de mejor actor por Half Nelson.

Trailer de Solo Dios perdona:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of