7 jul. 2013

'Aladdín' (1992)

Aladdín, 1992, película de animación de Disney. HITOS DEL CINE. Making Of

Hoy, en el HITOS DEL CINE de la semana, viajamos a nuestra infancia con una de las películas de Disney más conocidas y encantadoras: Aladdín, la historia que nos hizo soñar con genios, alfombras mágicas y, por supuesto, con ser princesas.

La trama se basa en el clásico cuento árabe titulado Aladino y la lámpara maravillosa que se incluye en la recopilación de relatos de Las mil y una noches, aunque también incorpora personajes de la película El ladrón de Bagdad de 1940.

En 1988 Howard Ashman pensó que sería buena idea hacer una adaptación musical de animación de la historia de Aladino y la lámpara maravillosa, y se lo sugirió a Walt Disney. Junto al compositor Alan Menken escribió un borrador de la historia y seis canciones para la película y tras finalizar su trabajo con La sirenita, los directores y productores John Musker y Ron Clements se dispusieron a completar el guión. 

En 1991 el jefe de estudio de Disney por aquel entonces, Jeffrey Katzenberg, quiso que empezaran de nuevo, pero en esta ocasión con la ayuda de los guionistas Ted Elliott y Terry Rossio. El resultado final distó bastante de la idea original y sólo se conservaron tres de las canciones. Se suprimieron los padres de Aladdín, se limitó la concesión de deseos por parte del genio, la princesa Jasmine se convirtió en un personaje más fuerte y la personalidad de Aladdín se revisó porque, en un primer momento, parecía un poco áspera.

Este largometraje es el trigésimo primero de la compañía y el sexto cuento clásico que adaptó. En los Oscar de 1992 obtuvo la estatuilla en las categorías de Mejor Banda Sonora y Mejor Canción por el tema Un mundo ideal.

Sinopsis: Aladdín es un jovenzuelo de Agrabah que tiene que robar en el mercado para poder sobrevivir. Su única compañía es Abú, un simpático mono que lo ayuda en la búsqueda de comida. Los dos aspiran a una vida mejor y Aladdín sueña con ser alguien importante algún día.

Jasmine, la hija del Sultán, está a punto de cumplir 16 y, por ley, ha de casarse con un príncipe. Jafar, un hechicero que resulta ser la mano derecha del Sultán, escoge a Aladdín para que entre en la cueva de las maravillas y consiga una lámpara mágica que le dará el poder necesario para gobernar. A cambio, el joven puede quedarse con el resto de riquezas que hay en la cueva.

La trampa de Jafar sale mal y Aladdín acaba siendo el dueño de la lámpara. El genio que habita en su interior puede concederle tres deseos y gracias a la magia, el chico se convertirá en un príncipe para intentar cortejar a Jasmine.


Y, como no podía ser de otra manera, acabamos con uno de los mejores momentos de la película: la canción Un mundo ideal:

 

1 comentario:

Otras entradas de Revista Making Of