26 ago. 2012

'El laberinto del Fauno' (2006), de Guillermo del Toro

Ayer me preguntaba un amigo cuáles eran las películas que más me habían llamado la atención, con la intención, según me dijo, de conocerme un poco mejor a través del cine. Y es que ¿acaso no es el cine un oasis de estimulación que nos permite llevar al límite nuestro modo de conocer el mundo y forzar nuestra imaginación hacia experiencias que van más allá de lo sensible?

Algo así es lo que, en mi opinión, hace Ofelia en la película que, respondiendo a la pregunta de mi amigo, ocupará los HITOS DEL CINE de la semana: El laberinto del fauno.

A través de su personaje, interpretado por la ganadora del Goya Ivana Baquero, nos adentramos en un mundo de fantasía que disfraza la cruda realidad experimentada durante la Postguerra española, reflejada en las figuras de Carmen (Ariadna Gil), madre de la niña y cuya salud se deteriora conforme avanza su embarazo, y en Mercedes (Maribel Verdú), que hará todo lo posible por preteger a Ofelia del drama que la rodea y que toma su más cruel representación en la figura de Vidal (Sergi López), marido de su madre. Es precisamente esta mirada soñadora y valiente la que dota de una fuerza especial a esta película entre tantas otras de temática similar a las que tan acostumbrados nos tiene el cine español.


De este modo, frente a un Vidal destructivo y frío, en el que solo caben los anhelos de ser padre de un varón al que corromper con pensamientos de apoyo y de lucha a favor de una dictadura injustificada, para lo cual es capaz de pasar por encima de quien se interponga en su camino hacia su objetivo, como ocurre en su carrera militar, tenemos una Ofelia capaz de salir adelante gracias a su imaginación y a un encuetro fortuito con un Fauno (Doug Jones) que, tras hacerle la revelación de que en realidad es princesa Moanna, última de su estirpe, la conducirá a través de un laberinto de difíciles pruebas cuya recompensa será ofrecerle una oportunidad a su hermano a cambio de mantenerse fiel a sí misma, con los riesgos que ello conlleva.


Mercedes, papel por el que Maribel Verdú fue nominada al premio Goya, será un pilar fundamental en el desarrollo de la historia pues aunque sirve en la casa de Vidal, es una revolucionaria que ayuda a su hermano, uno de los maquis escondidos en el Pirineo aragonés, que lucharán contra la Policía Aramada franquista en 1944. Su impecable actuación, junto con un soberbio Sergi López y la talentosa Baquero, combinan a la perfección con una fotografía, un diseño de vestuario y un maquillaje de los más espectaculares de los últimos tiempos de la cinematografía iberoamericana y que, junto con una banda sonora compuesta por Javier Navarrete hacen de El laberinto del Fauno una delicia estética que explota lo fantástico pero que, no obstante, sacude al espectador de un realismo sobrecogedor.



Hasta ahora la película de habla hispana más taquillera de la historia, El laberinto del Fauno está escrita y dirigida por Guillermo del Toro, y con ella ha obtenido 3 premios Oscar además de 68 premios más. Además, es la segunda entrega de una trilogía fantástica sobre la Guerra Civil y la Postguerra española iniciada con El espinazo del diablo y que finalizará con 3993, aunque aún se desconoce la fecha. En cualquier caso, El laberinto del Fauno es, no solo una película redonda, sino una película mágica. ¿A qué estáis esperando? ¡Que la disfrutéis!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of