28 oct. 2013

El sillón reclinable, el último grito de algunas salas de cine estadounidenses



La comodidad de ver una película en el sofá de casa se traslada a las salas de cine estadounidenses. Algunas de Nueva York ya tienen instaladas las nuevas butacas de piel reclinables que se adaptan a cada espectador gracias a un control remoto individual. Esta innovadora experiencia pretende reinventar el modo y uso del cine para tratar así de aumentar los resultados en taquilla. 

La pantalla grande y la experiencia envolvente ya no será lo único que busque el público cuando vaya al cine, el confort y la holgura entre los asientos hacen que el poder estirar las piernas en plena sesión sea una realidad muy deseada. También se acabaron las históricas batallas del apoyabrazos con el vecino -que en la actualidad suele ser individual-, porque parece ser que esta será otra de las ganancias de este nuevo estilo y, a su vez, evitará alguna que otra discusión y batalla por tan preciado espacio. Lo que si parece ser inevitable es que la capacidad de aforo se reduzca considerablemente por el superior volumen de dichos asientos. A su vez, personas con movilidad reducida serán unas de las más beneficiadas en este cambio sustancial. 

A pesar de que el precio de entrada ha aumentado de 12 a 15 dólares, la originalidad de esta idea está siendo premiada con un gran número de asistentes. Los cines AMC de Nueva York ya cuentan con este sistema y viendo la acogida que están teniendo ya tienen pensado llevar este modelo a las 4.940 salas que tiene esta cadena en un periodo de cinco años. ¿Saltará esta idea al otro lado del charco?


1 comentario:

  1. Esperemos que aquí a España llegue pronto! Lo siguiente seguro que son sofas baratos :-)

    ResponderEliminar

Otras entradas de Revista Making Of