26 oct. 2013

'Gravity', un baile existencial tan etéreo como trágico


George Clooney, Sandra Bullock y el universo. Parece un filme romántico, ¿verdad? Pues bien, nada más opuesto a la realidad... El espacio exterior deja de ser un lugar sereno y apacible para convertirse en un auténtico campo de batalla. Allí, como en todos lados, también hay basura que desechar y, ¡hay de ti si te cruzas en su trayectoria! En ese caso solo tienes dos opciones, o luchas o te preparas para morir.

La delgada línea que separa la vida y la muerte, la tragedia y la capacidad de superación que tiene, afortunadamente, el ser humano son los ingredientes que flotan en ese maremágnum de sensaciones que el director Alfonso Cuarón ha intentado trasladar al espectador. Un viaje de redención para la doctora Ryan Stone, una ingeniera que en su primera misión al espacio pretende lograr la tranquilidad espiritual después de haber perdido a su adorada hija de cinco años. Mientras que Matt Kowalsky, George Clooney, es un astronauta experimentado que habla sin cesar mientras disfruta de su rutina favorita: pasear admirando la belleza del universo. Sin embargo, el paseo acaba cuando un satélite estalla y la lluvia de basura se convierte en una metralla que entra en el radio de acción de los personajes. Stone y Kowalsky son los únicos supervivientes de este desastre. Juntos intentarán buscar la posibilidad de vuelta a la tierra sin más ayuda que ellos mismos.

Lo mejor es, sin duda, la estética de la película, sus planos a cámara lenta y el baile de cuerpos ingrávidos... Unas imágenes de gran perfección. Pero, a pesar del especial esfuerzo que Cuarón hace en la carga dramática de esta cinta, pienso que no consiguió empatizar y tampoco trasladar la emotividad que esperaba al espectador. Aún así, se sufre en tensión con los sucesivos envites del destino de los protagonistas y en gran medida con una más que aterrorizada Bullock, que está muy elegante en su papel. Una actuación que supone una especial complejidad al ser en su mayoría en la más absoluta soledad, por lo que recae sobre ella toda el peso actoral. En definitiva, una cinta muy visual con un argumento conciso y que deja al espectador sacar sus propias conclusiones de los acontecimientos.

Nota Making Of: 7,5

Trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of