24 nov. 2012

'Mátalos suavemente' y no dejes ni uno sobre la butaca

Imagen de la película 'Matalos suavemente'
Mátalos suavemente comienza con unos créditos que marcarán el ritmo agónico del que está caracterizado toda la película. La cinta del director neozelandés Andrew Dominik nos cuenta la historia de Frankie y Rusell, dos delincuentes sin nada que perder que impulsados por la ambición de Johny Amato deciden asaltar una importante partida de poker ilegal organizada por Markie Trattman. Los delincuentes logran su objetivo pero la mafia no se quedará con los brazos cruzados y encargará a Jackie Cogan, un asesino a sueldo escrupoloso, a aniquilar todo aquel que estuviese implicado en el caso. Para no mancharse las manos, Jackie contratará a su fiel amigo Mickie pero su adicción al alcohol y a las mujeres, le hace dudar de sus capacidades y tendrá que finiquitar el trabajo con sus propias manos.

A pesar de tener un argumento sin sustancia y previsible, Mátalos Suavemente tiene la particularidad de tener un apartado técnico plausible destacando una fotografía de una excelente composición. El señor Dominik logra que el argumento quede en un segundo plano y todo el peso del film recaiga sobre los personajes a través de nutridos diálogos con un tono que destila una gran frialdad. Las palabras se convierten en las escenas claves de la película.

Como bien he dicho al principio, este largometraje presenta un ritmo agónico, las escenas son lentas y el espectador desea en todo momento un fin de la trama que nunca llega, pero a pesar de ello, es digno destacar la sublime interpretación del elenco de actores del que está provista la película. Brad Pitt en su papel de matón sin escrúpulos da razón de ser a la existencia de la película. Además, la aparición de James Gandolfini y sus diálogos son atroces con la imagen que representa. Aún así, es una historia que se queda a media. No cuenta nada. No presenta un mensaje que justifique realmente la moraleja de la película.

El tiempo de acción es pausado. Se encuentra en el justo equilibrio. Mátalos Suavemente a pesar de tener un argumento que deja mucho que desear, es capaz de propinar un duro golpe al comportamiento hipócrita de la sociedad norteamericana donde el país se ha convertido en el tablero donde se fragua un gran negocio.

Nota Making Of: 5,5

1 comentario:

  1. Andrew Dominik nos ofrece en 'Mátalos suavemente' un thriller intenso, con ritmo, repleto de escenas vibrantes y diálogos frescos, con humor y drama, una película de factura clásica pero que debe gran parte de sus hallazgos a contemporáneos como Tarantino o Michael Mann. La escena entre Brad Pitt y Tony Soprano, James Gandolfini, es soberbia. No es una obra maestra pero defraudará a pocos. Un saludo!!!

    ResponderEliminar

Otras entradas de Revista Making Of