25 ene. 2013

'La banda Picasso': Secretos de rodaje


Hoy viernes llega a las salas de cine La banda Picasso, una comedia que rescata la verdadera historia sobre los comienzos de Picasso en su estancia en Francia. El argumento central es el robo de La Gioconda en el Museo del Louvre en el año 1911 y la presunta implicación de Picasso en el hurto, un episodio poco conocido de la vida del artista, pero que le marcó considerablemente tanto en su vida como en su obra. (Para ver más sobre el argumento podéis seguir leyendo aquí)

Ocho años dándole vueltas a un guión, llegando a realizar hasta catorces versiones y dos años más de rodaje y posprodución, dan lugar a La banda Picasso. La película número veinte de Fernando Colomo es como él mismo declara: "una película especial", y aunque le han encasillado múltiples veces como un "director superficial", él está contento con ello porque es una "ligereza muy estudiada" para encontrar la manera de no hacer el relato "demasiado pesado" debido a la gran cantidad de información que hay de todos estos singulares y exitosos personajes. Por eso Colomo asegura: "si me ponía pesado podría haber sido un coñazo insoportable".

Colomo, obsesionado con descifrar el cuadro  Las señoritas de Aviñón (este lienzo se puede visitar en el Museo de Arte Moderno de Nueva York) desde que tenía 14 años, ha creado un Picasso más humano, indeciso y con muchas ganas de triunfar. Todo ello es a lo que da vida el joven Ignacio Mateo, un actor que ha sabido meterse al público con su personaje y dar vida al mito sin prejuzgar al artista. "Ha sido difícil, ¿a quién debía hacer caso?", se preguntó Mateo asegurando haber investigado versiones diferentes que se han dado sobre el artista malagueño. Finalmente ha conseguido hacer suyo a Picasso, y no solo por su gran parecido a él, sino porque además comparte con el pintor su cuna de nacimiento: Málaga. Además él también pasó un tiempo en París para, como Picasso, buscar un camino en su arte.

Rodaje en tiempo record

"He tenido una suerte enorme de poder contar con estos actores porque en el rodaje se creo un ambiente muy bueno, una auténtica banda. La Banda Colomo", reconoció el director de la película. Asimismo aseguró que el plantel internacional que había formado le facilitó muchísimo el trabajo. "Si no hubieran sido tan entusiastas y tan colaboradores no podríamos haber hecho esta película en un tiempo record", aseguró Colomo, que ha hecho "virguerías" con su presupuesto. Unas 120 personas de equipo más la figuración dieron un total de más de 300 personas en el set de grabación. "Ha sido un rodaje muy preparado, para ganar tiempo", e incluso reconoce que es la primera vez que hace story board por esa misma razón. Finalmente en solo seis semanas acabaron todos los planos de la película y a esto sumaron media semana rodada en París con equipo reducido y que da más verosimilitud a la trama, además de unos planos recurso preciosos de la ciudad del Sena.

Trabaja pero seguro

Fernando Colomo tuvo claro desde el principio del proyecto que quería mostrar la obra de Picasso, así como también la de George Braque (Stanley Weber), Marie Laurencin (Louise Monot) y Henry Matisse (Tony Gaultier). Por eso tuvo la cautela de pedir los derechos de los cuarenta cuadros que creía imprescindibles para que el espectador se diera cuenta del momento tan especial, importante e innovador que Picasso estaba viviendo para su pintura, la aparición del cubismo. "Lo que hizo Picasso en ese momento era brutal, porque no existía ningún precedente en la pintura de lo que el estaba haciendo y por ello tuvo que enfrentarse a todos. Aguantar que se rieran de él, e incluso le llegaron a decir que tenía muy buena mano para la caricatura", comentó Colomo. Pero lo que de verdad buscó como director de este filme fue el mostrar el porque de la personalidad posterior tan arrogante de Picasso y llegar a entenderla al relacionarla con este momento tan difícil de su vida en el que tuvo que elegir entre su pintura y sus amistades."Abandonó a sus amigos por su arte", aseguró Fernando Colomo.

"No hemos tenido problemas con la familia de Picasso", dijo Colomo, pero sí pusieron unas condiciones para la película y Colomo las cumplió todas. Una de estas fue que no se viera al actor que interpretaba a Picasso pintando, con motivo de salvaguardar la manera de crear del artista, y así lo hizo Colomo que ha eludido hábilmente esos momentos creativos del pintor. Así que cuando estuvo hecha la película se la  enseñaron a la familia y esta firmó los derechos morales que salvaguardan la figura de Picasso.

Colomo comentó cual ha sido siempre su inspiración y dijo que su vocación nació con el cine francés, con el cine vanguardista de la nouvelle vague y más concretamente con 400 golpes de FrançoisTruffaut y también en parte a Godard, "cuando era Godard", sentenció. Aunque también le ha interesado el cine americano clásico como Hitchcock o Ford.

Nota Making Of: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of