6 ene. 2013

'Una historia verdadera'


“¿Has venido en eso hasta aquí para verme?” “Así es Lyle”. Este es el mejor modo en que David Lynch podría haber dado fin a una de sus mejores producciones: Una historia verdadera. Es un final abierto a la imaginación de cada espectador, un final lleno de ternura y recuerdos inolvidables que el protagonista va contando a lo largo de su viaje.


Una historia verdadera fue presentada en Cannes en 1999 con un presupuesto ridículo, sin embargo el paso del tiempo nos ha demostrado que se trata de una gran película basada en hechos reales. Como muestra de ello se encuentra su nominación a los Oscar en categoría de mejor actor, dos nominaciones a los Globos de Oro, otra nominación en Cannes a la Palma de Oro como mejor película y dos premios del Círculo de Críticos de Nueva York, todos en el mismo año de su estreno.

Richard Farnsworth interpreta al viejo Alvin Straight, protagonista del film. Compraten papeles con él, Sissy Spacek, quien encarna a la hija del viejo Alvin, Harry Dean Stanton, Everett McGill y John Farley, entre otros.

La historia se basa en el viaje que lleva a cabo el achacoso anciano Alvin de un estado a otro en una cortacesped para ver a su hermano con el que no habla desde hace diez años. Alvin se entera que su hermano ha sufrido un infarto y decide emprender un largo viaje a bordo de una maquinaria que le dará bastantes problemas, pero que a su vez, mostrará el empeño que pone para conseguir su objetivo. A lo largo de su viaje conoce a mucha gente y ésta le brinda su ayuda para llegar a Wisconsin, pero él prefiere terminar su camino como lo empezó. Es como si de algo personal se tratase. Y efectivamente así es, los dos hermanos llevan una década sin sentirse cerca por culpa de reproches del pasado y Alvin considera que ya es hora de recuperar a su querido hermano.

Cabe mencionar un aspecto destacado a lo largo de toda la película y es el espacio de silencio constante. Dichos silencios dan pie a la reflexión de los cinéfilos que hayan tenido el placer de ver esta delicatessen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of