10 dic. 2011

'La Voz Dormida'

La Voz Dormida cartel de la película
Una historia dura, que sobrecoge desde el primer momento. El dolor de un encierro injusto, por la defensa de unas ideas, en tiempos difíciles para tener opiniones diferentes a un régimen demasiado agresivo.

Nos refleja la importancia de la familia, sobre todo en esos momentos difíciles; y ese es el papel de Pepita (María León), una andaluza que llega a la capital para luchar por conseguir la libertad de su hermana Hortensia (Inma Cuesta). No importa cuántos obstáculos deba pasar, pero da ese punto de humor necesario para suavizar la tensión contenida a lo largo de la trama.

Benito Zambrano, director de este trabajo, desarrolla toda la historia a lo largo de un hilo conductor comnún para cada personaje: el amor. Ese amor, bien sea por una razón u otra, hacia una hermana, un hijo, una pareja, un amigo; pero todos válidos para tener una excusa para salir adelante e intentar evitar un final difícil de esquivar.

Protagonistas de La Voz Dormida con el director

Con unas secuencias lógicamente estructuradas, unos encuadres perfectamente justificados, la luz necesaria y perfectamente estudiada en cada escena, dan como resultado este trabajo técnico, que podría ser calificado de excelente y maravilloso.

En cuanto al trabajo de los actores, tanto María León como Inma Cuesta, evolucionan en cada minuto dando más fuerza, valor y coraje al personaje, que se va superando a sí mismo de principio a fin. Marc Clotet (Paulino) y Daniel Holguín (Felipe) dan el otro punto a la balanza: el riesgo, el peligro, la defensa sin límites e irracional, sin ver más allá. Sin embargo, aunque sus apariciones son escasas, la interpretación de cada uno de ellos no podía ser mejor.

escena de la película La Voz Dormida

Una historia más sobre la España de la dictadura franquista, una historia más sobre la represión sufrida por los simpatizantes del bando republicano, pero contada de una forma diferente, desde otras perspectivas. Un trabajo completo, conmovedor, capaz de mantener la tensión del espectador hasta el último momento, y capaz, también, de tener al público con las emociones a flor de piel. 

Nota Making Of: 8,5

1 comentario:

Otras entradas de Revista Making Of