28 jun. 2011

Una tarde mágica en Madrid: Evento fan de Harry Potter


Quedan apenas dos semanas para que la Saga que ha encandilado a niños y mayores durante diez años llegue a su fin. El desenlace se acerca y, como ya nos han anunciado en los trailers, la batalla final será dura y arriesgada, pues sólo uno de los dos podrá sobrevivir. ¿Será Harry el vencedor o, por el contrario, el mundo mágico quedará en manos del Señor Tenebroso? Por el momento, sólo aquéllos que hayan leído los libros de J. K. Rowling conocen la respuesta.

Rupet Grint y los gemelos Phelps, que interpretan a los hermanos Weasley, han venido a nuestro país para promocionar la última parte de una (gran) etapa de su vida: Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 2. Es la primera vez que actores principales de la Saga vienen a España para promocionar los films y, puesto que se trata de una ocasión especial, Warner Bros decidió organizar un evento con los fans para que su fidelidad se viese recompensada.

Unos mil afortunados consiguieron entrada para el evento, que se celebró ayer lunes en la sala 25 del Kinépolis. El resto tuvo que conformarse con acudir a la puerta, esperar bajo el sol abrasador y ver a los actores de entrar, que, por cierto, se mostraron muy amables y simpáticos con todos los fans y firmaron autógrafos por doquier.

Con la misma amabilidad atendieron a la prensa tanto en la alfombra roja como luego en la sala, donde además de una rueda de prensa ordinaria con preguntas de los medios hubo una rueda de preguntas hechas por los fans.

Rupert Grint se llevó la palma en cuanto a preguntas y comentarios por parte de las fans, demostrando que ser el amigo leal de Harry Potter en la ficción ha hecho que su popularidad sea comparable a la del propio Radcliffe.

El momento más entrañable llegó cuando una niña pequeña, micro en mano, preguntó en inglés si podía entregarle a Rupert un regalo que ella misma había hecho. El actor aceptó y una azafata le hizo llegar el presente, pero el público coreó al únisono que la niña pudiese bajar al escenario y, acompañada por su padre, tuvo la oportunidad de abrazar a Grint.

La otra protagonista de la tarde fue la última chica que tuvo ocasión de preguntar. Entre lágrimas y sollozos apenas entendibles, le dijo a Rupert que si era consciente de todo lo que sacrifican las fans por él. El británico le dedicó unas palabras dulces pero nuevamente el público protestó para que la chica abrazase al actor y finalmente ella también logró su momento de gloria en el escenario.

James y Oliver Phelps no pararon de bromear y, en ocasiones, recordaban un poco a los revoltosos Fred y George. En el ambiente relajado de la sala se atrevieron a confesar entre risas que aunque no se les estaba permitido coger atrezzo de manera legal las cosas desaparecían.


Hubo tiempo para contar anécdotas y una de las más reseñables es la que los protagonistas de la Saga vivieron en Barcelona durante unas vacaciones. James, Oliver y Rupert estaban paseando cuando un grupo de fans comenzó a correr tras ellos por las ramblas. Ellos hicieron lo mismo y corrieron ramblas abajo. "Y al final de la rambla estaba el mar, no había salida y entonces nos preguntamos: ¿Y ahora qué?", contaba James divertido.

Como era de esperar, un fan preguntó por la rivalidad entre los fans de la Saga Harry Potter y la Saga Crepúsculo, y los actores afirmaron no tener conocimiento de tal batalla entre fans. Resaltaron, además, que Robert Pattinson había sido compañero suyo en El cáliz de fuego y que se alegraban mucho de los éxitos que estaba cosechando en la actualidad.

Hablaron de su película favorita, de las escenas más difíciles de rodar y de qué personaje serían si pudiesen elegir otro distinto. Contestaron a diversas preguntas sobre su futuro profesional próximo y dejaron muy claro que no sólo son una familia en la ficción, sino que en la vida real todos son grandes amigos.

En el evento, además de los dos trailers oficiales, pudieron verse unas imágenes inéditas, como por ejemplo la primera prueba a cámara de Emma Watson, Daniel Radcliffe y Rupert Grint. Esta escena sobre todo emocionó a los presentes, ya que supuso una regresión al principio donde unos niños, que no sólo son los protagonistas, comenzaron su andadura mágica. La misma que está a punto de concluir.

Esta escena sorprendió inlcuso a los actores, que repitieron en varias ocasiones que no han sido conscientes del paso del tiempo en estos años, por lo que se asombran al ver cómo eran cuando empezó todo.

Tras más de una hora de preguntas y respuestas los británicos se despidieron dando las gracias a todos y atreviéndose un poco con el español. "Gracias España. Gracias Madrid" fueron las palabras de cierre de James, a las que se unió el "Gracias" castellano de su hermano. Por su parte, Rupert agradeció todo el cariño mostrado en su lengua. Todos ellos, que aún pasarán unos días más en nuestro país, prometieron volver y es que, sin lugar a dudas, "Spain is diferent".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of