25 abr. 2011

'Aullido' ('Howl')

Cartel de la película Aullido (Howl)
Irvin Allen Ginsberg fue un poeta beat estadounidense nacido en Patterson, New Yersey. Uno de sus poemas más famosos y que más controversia ha causado ha sido Aullido (Howl). La obra se consideró escandalosa por la crudeza de su lenguaje. Una pequeña editora de la ciudad de San Francisco decidió prohibirla y esa prohibición fue el caso más célebre entre los defensores de la primera enmienda de la Constitución estadounidense. Y es este hecho el que han querido llevar a la gran pantalla Epstein y Friedman, grandes directores de cine que llevan más de 27 años trabajando codo con codo en la dirección de numerosas películas y documentales.
Con un hilo musical basado en la verdadera obsesión de Ginsberg, el jazz, tanto Espstein como Friedman intentan elogiar el esfuerzo de Ginsberg, icono de la generación beat de la literatura norteamericana, por defender los prejuicios de la sociedad del siglo XX.
Este gran film está dividido en tres grandes partes entre las que destacan la intensidad de la celebración del juicio que sufrió Ginsberg por su uso de un lenguaje, según la sociedad, obsceno y brusco, las imágenes que transportan realidad al personajes de James Franco y un trabajo de animación que se merece todas las ovaciones por la destreza con la que está realizada.
A pesar de ser una película con una temática muy interesante no deja de ser un film muy denso como muchos contrastes en tiempo y género. Es una película con un hilo narrativo muy denso lo que provoca que el espectador pierda la atención muy fácilmente.
Por otro lado, la interpretación desempeñada por James Franco después de su papel en 127 horas hace que la película sea exquisita debido que el actor encarnando a Allen Ginsberg hace que su actuación sea meritoria de un gran reconocimiento.
En esta producción, se pueden destacar elementos que merecen la pena pero la falta de inspiración a la hora de enlazarlos hacen que sean vagos y pasen desapercibidos como es la utilización de la animación en aquellas escenas que hacen referencia al poema de Ginsberg evocando al mundo lírico y poético de la generación beat al que pertenecía el artista. Pero estás imágenes no tiene una gran vínculo con la trama que se desarrolla en el filme provocando que el espectador pierda el interés y acabe caído, en diversas ocasiones, en el aburrimiento.
El tema del juicio al que es sometido el artista por la obscenidad de la que estaba cargada su poema está mal enfocado y es carente de interés en diversas ocasiones debido a que la idea que tenemos hoy en día de lo obsceno es muy diferente a lo que en la época se considera como obsceno y no se logra transmitir esa representación histórica. El acto del juicio, es la escena que debería de haber sido la más brillante del film, pero a pesar de ello, la presentada por los guionistas no termina de convencer al espectador, aún teniendo en cuenta que se trató de algo histórico social y moralmente en E.E.U.U.
Por lo tanto, lo único que queda destacar de este film es el tratamiento que se le da a la personalidad del personaje que se le ha dado al artista y donde tiene mucho que ver James Franco. Pero no solo se trata de profundizar en el tratamiento de su personaje, sino que también es importante el tratamiento referente a su poesía y a su condición de homosexual, denunciando de alguna manera, los prejuicios de la sociedad de aquella época.
Nota Making Of: 6.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of